Cuatro prácticas con enfoque ‘Lean’ para incrementar la creación de valor en los equipos de trabajo

Conseguir una organización cimentada bajo el principio del Lean nos permite aportar más valor a los trabajadores y a todos los procesos de la empresa. De este modo facilitamos entornos de trabajo apropiados y una gestión más eficiente de las operaciones.

Como punto de partida para recorrer el camino Lean es clave hablar del “equipo”. Desde el inicio, lograr el compromiso de las personas a todos los niveles de la organización, conseguir que se sientan alineados con la filosofía y sean los líderes del cambio, es esencial para construir una base sólida.

Habitualmente se emplea el concepto de líder como persona vinculada a la dirección y mandos intermedios. Sin embargo, un líder de equipo Lean es aquella persona entendedora del proceso, que impulsa la mejora continua y orienta al equipo a trabajar persiguiendo objetivos comunes. Bajo esta premisa, en la práctica, es necesario que los líderes estén en contacto cercano con el equipo de trabajo, analizando e implantando las mejoras en el gemba, lugar donde se desarrolla el proceso.

El Lean se centra en las personas, su conocimiento y potencialidad. Por ello, en Pívot apostamos por la implicación de toda la plantilla en los planes de transformación, lo que lleva consigo el aprendizaje continuo de los equipos, siempre de manera participativa y colaborativa.

Es fundamental guiar a las personas, orientarlas hacia el trabajo en equipo y crear entornos adecuados en los que puedan desarrollarse. Son cuatro las buenas prácticas que nos ayudarán al desarrollo de las personas y equipos, así como también a fortalecer las relaciones entre ellos:

Ubicar a las personas en el lugar adecuado

Un trabajador en el puesto adecuado y llevando a cabo tareas que potencien su talento trabajará con pasión, estará motivado y crecerá. En este entorno, podrá desplegar sus conocimientos, destrezas y competencias para aportar el máximo valor al proceso.

Otro de los pilares de la cultura Lean es la “responsabilidad”, muy alineada con nuestros valores en Eurofirms. Conseguir que las personas brillen en su lugar de trabajo contribuye a que den lo mejor de sí y se sientan más responsables de la parte del proceso/trabajo que desarrollan, siendo el principal impulsor de la mejora continua.

Formación y desarrollo

La formación es un elemento clave cuando ponemos el foco en las personas. Para conseguir equipos de alto rendimiento es imprescindible ayudar a las personas a desarrollar sus capacidades y a practicar nuevas habilidades. De igual manera, es esencial proporcionarles las herramientas para hacer bien su trabajo y recibir orientación tanto a nivel hard como soft.

Implementación tecnológica de manera adecuada

La tecnología aplicada en los procesos es una gran aliada. Para sacar su máximo partido, es importante recordar que es esencial emplearla como una herramienta que facilite a los miembros del equipo lograr procesos más eficientes y agilizar decisiones.

Las soluciones Pívot incluyen diferentes herramientas para la gestión de personal que permiten optimizar actividades básicas de RR. HH., mejorando la comunicación con el trabajador y optimizando tiempos administrativos. Paralelamente, engranamos “personas y operaciones”, integramos tecnologías para el control de las productividades y técnicas de Big Data que nos permiten conocer patrones, rendimientos y desviaciones basados en hechos que ocurren en tiempo real.

Team building y comunicación

El Team building envuelve aquellas actividades que fomentan la unión de los equipos y fomentan la colaboración entre los mismos. Llevando a cabo estas estrategias de Team building, se estimula la mentalidad de mejora continua, fortaleciendo la colaboración y la transformación hacia métodos más ágiles de manera conjunta.

Es una realidad, que cuando los profesionales tienen mayor sentido de pertenencia a su organización, son menos propensos a causar absentismo y bajas laborales. Además, crea un mejor clima laboral, lo cual generará mejor ambiente de trabajo y atraerá al mejor talento.

La aplicación de la metodología Lean genera grandes beneficios a las organizaciones que apuestan por ello.

Pívot acompaña a las compañías a recorrer el camino hacia la transformación, trabajamos junto a todos los niveles (management, mandos intermedios y equipo operativo propio y temporal) para impactar positivamente en las personas y en las operaciones.

Nuestro modelo se sustenta en estas 4 mejores prácticas, lo que permite conseguir equipos de trabajo más integrados, motivados y formados, capaces de elevar la productividad, maximizar la calidad y lograr procesos más eficientes.

Cerrar
El mercado laboral de la nueva economía digital
El nuevo estudio de Eurofirms Group sobre el talento IT, con encuestas a 1.200 a profesionales del sector y entrevistas a expertos.
Descárgalo